Volver a la lista

VEHÍCULO ELÉCTRICO: presentación

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El vehículo eléctrico cuenta con características específicas. Le recomendamos, por tanto, que lea atentamente este manual, donde se describe el vehículo.

Particularidad

Según el país, este vehículo está homologado como vehículo de pasajeros o en la categoría de vehículos de cuatro ruedas. Deberá cumplir los reglamentos especiales sobre el tipo de permiso de conducción necesario, el tipo de carretera, etc. Asegúrese de que cumple con las normas de su país.

Baterías

El vehículo eléctrico posee dos tipos de batería:

- una batería de tracción;

- una batería de 12 V.

Batería de tracción de «58 V»

Esta batería almacena la energía necesaria para el funcionamiento del motor de su vehículo eléctrico. Como cualquier batería, se descarga con el uso, por lo que debe recargarse periódicamente.

No es necesario esperar a estar en reserva para recargar la batería de tracción.

El tiempo de carga, en una toma doméstica, es de aproximadamente 3,5 horas para una carga completa.

La autonomía del vehículo depende de la carga de la batería de tracción, así como de su estilo de conducción.

Consulte el apartado «Autonomía del vehículo: consejos» en el capítulo 2.

Batería de 12 voltios

La segunda batería de su vehículo es una batería de 12 V: esta proporciona la energía necesaria para el funcionamiento de los equipos del vehículo (luces, limpiacristales, etc.).

La batería de 12 V se carga de las siguientes maneras:

- o bien durante la carga de la batería de tracción,

- cuando el contacto esté encendido;

- o bien con el contacto cortado y de manera periódica, siempre y cuando quede suficiente energía eléctrica en la batería de tracción.

Consulte el apartado «Batería de 12 V» en el capítulo 4.

El símbolo A identifica los elementos eléctricos de su vehículo que pueden presentar riesgos para su seguridad.

Circuito eléctrico de «58 V»

El circuito eléctrico se reconoce por los cableados de color naranja y los elementos identificados con el símbolo .

El sistema de propulsión del vehículo eléctrico utiliza una corriente continua de aproximadamente 58 V. Este sistema puede estar caliente durante y después de apagar el contacto.

Cualquier intervención o modificación realizada en el sistema eléctrico del vehículo (componentes, cables, conectores, batería de tracción) queda rigurosamente prohibida, debido a los riesgos que puede presentar para su seguridad. Póngase en contacto con un Representante de la marca.

El riesgo de incendio, de quemaduras o descargas eléctricas puede provocar lesiones graves.

Ruido

Los vehículos eléctricos son especialmente silenciosos. No tiene que estar necesariamente habituado a ello ni el resto de los usuarios de la carretera. Es difícil oír si el vehículo está en movimiento.

Por tanto, le aconsejamos que lo tenga en cuenta y que utilice la bocina para peatones, especialmente en la conducción en ciudad o al realizar maniobras (consulte el apartado «Bocina para peatones», en el capítulo 1).

Puesto que el motor es silencioso, escuchará ruidos que no está acostumbrado a oír (ruido aerodinámico, neumáticos, etc.).

Durante la carga, el vehículo puede emitir ruidos (ventilador, relés, etc.).

Dado que su vehículo eléctrico es silencioso, cuando salga del mismo, ponga el freno de mano y corte el contacto.

Riesgo de lesiones graves.

Conducción

Cuando levante el pie del pedal del acelerador, durante la desaceleración, el motor genera corriente eléctrica, que se utiliza para recargar la batería de tracción. Consulte el apartado «Económetro» en el capítulo 2.

Un motor eléctrico genera un freno motor menos importante que un vehículo de gasolina o diésel.

Molestias al conducir

En el lado del conductor, utilice exclusivamente alfombrillas adaptadas al vehículo, sujetándolas con los elementos preinstalados y compruebe con frecuencia su fijación. No coloque una alfombrilla encima de otra.

Los pedales pueden quedarse atascados.

Por su seguridad, adapte la velocidad a las condiciones de circulación y evite las maniobras bruscas del volante, especialmente en carreteras con pendientes, carreteras deslizantes, etc.

El incumplimiento de estas recomendaciones puede causar la pérdida de control del vehículo.

Riesgo de accidente o de lesiones graves.

El transporte de un pasajero afecta al equilibrio, la estabilidad y el aumento de la distancia de frenado del vehículo.

Adapte su velocidad a las condiciones de circulación y evite todas las maniobras bruscas que pueden provocar la pérdida de control del vehículo. Riesgo de accidente o de lesiones graves.

Intemperie, carreteras inundadas:

No circule en una carretera inundada si la altura del agua sobrepasa el borde inferior de las llantas.

En caso de inmersión del vehículo a nivel del piso, no recargue el vehículo, consulte con un Representante de la marca.

Riesgo de descargas eléctricas, que pueden provocar la muerte.

Casos particulares

- A temperaturas exteriores muy elevadas, se activa un modo de seguridad. El testigo se enciende en el cuadro de instrumentos. Este modo reduce la potencia del vehículo y puede provocar su inmovilización. Se recomienda estacionarlo y dejar que el sistema eléctrico se enfríe hasta que el testigo se apague. El vehículo recupera así sus máximas prestaciones.

- Tras la carga máxima de la batería de tracción y durante los primeros kilómetros de uso del vehículo, o cuando la temperatura exterior es muy baja, el freno motor está temporalmente reducido. Adapte su conducción en consecuencia.

El freno motor no puede sustituir en caso alguno al pedal de freno.