Volver a la lista

NEUMÁTICOS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Seguridad neumáticos: ruedas

Los neumáticos constituyen el único contacto entre el vehículo y la carretera, es por ello esencial mantenerlos en buen estado.

Debe atenerse imperativamente a las reglas locales previstas por el código de la circulación.

Mantenimiento de los neumáticos

Los neumáticos deben estar en buen estado y sus dibujos deben presentar una profundidad suficiente; los neumáticos homologados por nuestros servicios técnicos van provistos de testigos de desgaste 1 compuestos por indicadores en varios puntos de la banda de rodadura.

Cuando el relieve del dibujo se haya desgastado hasta el nivel de los salientes-testigo, éstos se hacen visibles 2: es entonces necesario sustituir los neumáticos puesto que la profundidad del dibujo será, tan sólo, de 1,6 mm y dará lugar a una adherencia deficiente en las carreteras mojadas.

Un vehículo excesivamente cargado, los largos recorridos por autopista, sobre todo cuando hace mucho calor, o una conducción habitual por caminos en mal estado, contribuyen a que los neumáticos se deterioren más deprisa e influyen en la seguridad.

Ciertos incidentes de conducción, como los «golpes contra los bordillos» pueden dañar los neumáticos y las llantas, y ocasionar desajustes del tren delantero o trasero. En este caso, acuda al Representante de la marca para comprobar su estado.

Presiones de inflado

Respete las presiones de inflado (incluida la de la rueda de repuesto), éstas deberán controlarse al menos una vez al mes y, además, antes de emprender un viaje largo (consulte la etiqueta pegada en el canto de la puerta del conductor).

Las presiones deben ser comprobadas en frío: no hay que tener en cuenta las presiones más altas que podrían alcanzarse si hace calor o después de un recorrido efectuado a alta velocidad.

En caso de que la verificación de la presión no pueda efectuarse con los neumáticos fríos, es preciso aumentar las presiones indicadas de 0,2 a 0,3 bares (o 3 PSI).

Es imperativo no desinflar nunca un neumático caliente.

Vehículo equipado con advertencia de pérdida de presión de los neumáticos

En caso de producirse un subinflado (pinchazo, subinflado, etc.), se encenderá el testigo en el cuadro de instrumentos. ADVERTENCIA DE PÉRDIDA DE PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS.

Rueda de repuesto

PINCHAZO, RUEDA DE REPUESTO, CAMBIO DE RUEDA.

Permutación de las ruedas

Se desaconseja esta práctica.

Unas presiones insuficientes traen consigo un desgaste prematuro y calentamientos anormales de los neumáticos, con todas las consecuencias que ello implica sobre la seguridad, como:

- estabilidad deficiente en carretera;

- riesgo de reventón o de que se desprenda la banda de rodadura.

La presión de inflado depende de la carga y de la velocidad de utilización. Ajuste las presiones en función de las condiciones de utilización (consulte la etiqueta pegada en el canto de la puerta del conductor).

Atención, un tapón de válvula ausente o mal enroscado puede afectar a la estanquidad de los neumáticos y provocar pérdidas de presión.

Compruebe siempre que los tapones de las válvulas son idénticos a los de origen y que están apretados a fondo.

Sustitución de los neumáticos

Para su seguridad y el cumplimiento de la legislación vigente.

Si tiene necesidad de sustituirlos, debe montar en su vehículo únicamente unos neumáticos de marca, dimensión, tipo y estructura idénticos en un mismo eje.

Deben, o bien tener una capacidad de carga y una velocidad máxima iguales a las de los neumáticos originales, como mínimo, o corresponderse con los valores recomendados por un representante de la marca.

El incumplimiento de estas instrucciones puede poner en peligro su seguridad e invalidar la conformidad de su vehículo.

Riesgo de pérdida del control del vehículo.

Utilización invernal

Cadenas

Por razones de seguridad, se prohíbe terminantemente montar cadenas en el eje trasero.

Si se montan neumáticos de tamaño superior al de origen será imposible montar cadenas.

Neumáticos con dirección de montaje

Un neumático con dirección de montaje debe instalarse únicamente en una dirección. Respete imperativamente esta dirección.

Si un neumático de una vía debe instalarse en el lado opuesto de su dirección de rotación después de sufrir un pinchazo, debe circular con precaución, principalmente en una carretera mojada, porque las características del neumático no se adaptarán.

Neumáticos de «nieve» o «termogomas»

Le aconsejamos equipe las cuatro ruedas para preservar al máximo las calidades de adherencia de su vehículo.

Atención: estos neumáticos tienen algunas veces un sentido de rodadura y un índice de velocidad máxima, que puede ser inferior a la velocidad máxima de su vehículo.

Neumáticos con clavos

Este tipo de equipamiento sólo se puede utilizar durante un período limitado que viene determinado por la legislación local. Es necesario respetar la velocidad impuesta por la normativa vigente.

Estos neumáticos deben montarse en las dos ruedas del eje delantero como mínimo.

Sólo se podrán montar cadenas en los neumáticos con dimensiones idénticas a los montados de origen en su vehículo.

En todos los casos le recomendamos que consulte a un Representante de la marca que sabrá aconsejarle sobre la elección del equipamiento mejor adaptado a su vehículo.