Volver a la lista

DISPOSITIVOS DE CORRECCIÓN Y DE ASISTENCIA A LA CONDUCCIÓN

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Según el vehículo, pueden estar compuestos:

- del antibloqueo de ruedas (ABS);

- control dinámico de conducción (ESC) con control de subvirado y sistema antipatinado;

- de la asistencia al frenado de emergencia;

- de la ayuda al arranque en cuesta.

En las páginas siguientes se describen otros sistemas de ayuda a la conducción.

Estas funciones son ayudas suplementarias en caso de conducción crítica para adaptar el comportamiento del vehículo a la voluntad del conductor.

Estas funciones no intervienen sustituyendo al conductor. No aumentan los límites del vehículo y no deben incitar a ir más deprisa. No pueden por tanto, en ningún caso, sustituir la vigilancia ni la responsabilidad del conductor durante las maniobras (el conductor debe estar siempre atento a los acontecimientos imprevistos que pueden darse durante la conducción).

Antibloqueo de ruedas (ABS)

En una frenada intensiva, el ABS permite evitar el bloqueo de las ruedas y por lo tanto controlar la distancia hasta que se para el vehículo y conservar el control del mismo.

En estas condiciones, son posibles las maniobras para evitar un obstáculo esquivándolo y frenando al mismo tiempo. Además, este sistema permite optimizar las distancias de frenado, sobre todo en suelo poco adherente (suelo mojado...).

Cada actuación del sistema se manifiesta por una pulsación más o menos importante percibida en el pedal de freno. El ABS no permite en ningún caso aumentar las prestaciones «físicas» ligadas a la adherencia de los neumáticos con respecto al suelo. Por tanto, las reglas de prudencia deben respetarse imperativamente (distancias entre los vehículos, etc.).

En caso de emergencia, se recomienda aplicar una presión fuerte y continua sobre el pedal del freno. No es necesario accionar el pedal en pisadas sucesivas (bombeo). El ABS modulará el esfuerzo aplicado en el sistema de frenado.

Anomalías de funcionamiento:

- © y x encendidos en el cuadro de instrumentos y acompañados de los mensajes «Revisar el ABS», «Revisar sistema de frenado» y «Revisar el ESC»: indican que el ABS, el ESC y la asistencia al frenado de urgencia están desactivados. El frenado siempre está asegurado;

- x, D, © y ® encendidos en el cuadro de instrumentos acompañados del mensaje «Avería sistema de frenado»: indica un fallo en el sistema de frenado.

En ambos casos, consulte a un Representante de la marca.

El frenado está parcialmente asegurado. Ahora bien, es peligroso frenar bruscamente lo que le impone una parada imperativa e inmediata, compatible con las condiciones de circulación. Contacte con un Representante de la marca.

Control electrónico de estabilidad (ESC) con control de subvirado y sistema antipatinado

Control electrónico de estabilidad ESC

Este sistema ayuda a conservar el control del vehículo en las situaciones «críticas» de conducción (evitación de un obstáculo, pérdida de adherencia en una curva…).

Principio de funcionamiento

Un captador en el volante permite conocer la trayectoria de conducción deseada por el conductor.

Otros captadores, repartidos por el vehículo, miden su trayectoria real.

El sistema compara las órdenes del conductor con la trayectoria del vehículo y corrige esta última si es necesario, controlando el frenado en algunas ruedas y/o la potencia del motor. Cuando se activa el sistema, el testigo parpadea en el cuadro de instrumentos.

Control de subvirado

Este sistema optimiza la acción del ESC en el caso de un fuerte subvirado (pérdida de adherencia del tren delantero).

Sistema antipatinado

Este sistema ayuda a limitar el patinado de las ruedas motrices y a controlar el vehículo en las situaciones de arranque, de aceleración o de desaceleración.

Principio de funcionamiento

A través de los captadores, el sistema mide y compara, en cada instante, la velocidad de las ruedas motrices y detecta su embalamiento. Si una rueda tiende a patinar, el sistema impone el frenado de ésta hasta que la motricidad vuelva a ser compatible con el nivel de adherencia bajo la rueda.

El sistema actúa también para ajustar el régimen del motor a la adherencia disponible bajo las ruedas, independientemente de la acción ejercida en el pedal del acelerador.

En ciertas situaciones (conducción sobre suelos muy blandos: nieve, barro… o conducción llevando ruedas con cadenas), el sistema puede reducir la potencia del motor para limitar el patinado.

Anomalías de funcionamiento

Cuando el sistema detecta una anomalía de funcionamiento, el mensaje «Revisar el ESC» y los testigos © y aparecen en el cuadro de instrumentos. En este caso, el ESC y el sistema antipatinado están desactivados.

Consulte a un Representante de la marca.

Asistencia a la frenada de emergencia

Se trata de un sistema complementario al ABS que ayuda a reducir las distancias de frenado del vehículo.

Principio de funcionamiento

El sistema detecta las situaciones de frenada de emergencia. En este caso, el sistema de frenado desarrolla instantáneamente su potencia máxima y puede activar la regulación del ABS.

La frenada ABS se mantiene mientras el pedal del freno está pisado.

Las luces de freno se encienden

Según el vehículo, éstas pueden encenderse en caso de fuerte desaceleración.

Anticipación del frenado

Según el vehículo, cuando suelta rápidamente el pedal del acelerador, el sistema anticipa el frenado para disminuir las distancias de frenado.

Casos particulares

En caso de utilizar el regulador de velocidad:

- si utiliza el pedal del acelerador, cuando suelte el pedal el sistema puede activarse;

- si no utiliza el pedal del acelerador, el sistema no se activará.

Anomalías de funcionamiento

Cuando el sistema detecta una anomalía de funcionamiento, aparece el mensaje «Revisar sistema de frenado» en el cuadro de instrumentos acompañado del testigo ©.

Consulte a un Representante de la marca.

Estas funciones son ayudas suplementarias en caso de conducción crítica para adaptar el comportamiento del vehículo a la voluntad del conductor.

Estas funciones no intervienen sustituyendo al conductor. No aumentan los límites del vehículo y no deben incitar a ir más deprisa. No pueden por tanto, en ningún caso, sustituir la vigilancia ni la responsabilidad del conductor durante las maniobras (el conductor debe estar siempre atento a los acontecimientos imprevistos que pueden darse durante la conducción).

Ayuda al arranque en cuesta

Este sistema le ayuda al arrancar en una pendiente, dependiendo del grado de inclinación de la calzada. Impide que el vehículo retroceda interviniendo en el apriete automático de los frenos, cuando el conductor levanta el pie del pedal de freno para pisar el acelerador.

Funcionamiento del sistema

Funciona sólo cuando la palanca de velocidades está en una posición distinta al punto muerto (posición distinta a N o P en las cajas de velocidades automáticas) y cuando el vehículo está completamente parado (con el freno pisado).

El sistema retiene el vehículo unos 2 segundos. A continuación, los frenos se aflojan progresivamente (el vehículo actúa en función del tipo de pendiente).

El sistema de ayuda al arranque en pendiente no siempre puede impedir que el vehículo retroceda (pendientes muy pronunciadas, etc).

En cualquier caso, el conductor puede pisar el pedal de freno e impedir de esta forma que el vehículo retroceda.

La función de asistencia al arranque en cuesta no debe utilizarse para detenciones prolongadas; en esos casos, utilice el pedal de freno.

Esta función no está ideada para inmovilizar permanentemente el vehículo.

Si es necesario, utilice el pedal de freno para detener el vehículo.

El conductor debe prestar especial atención sobre suelos deslizantes o con poca adherencia.

Existe peligro de lesiones graves.